¿Por qué algunos no vacacionaron?

Carlos Matute analiza un asunto de interés público que sintetiza lo que se discute en la clase de políticas públicas:

óóLa referencia proviene del periódico La Crónica: http://www.cronica.com.mx/notaOpinion.php?id_nota=575467

Las cifras del turismo nacional muestran una realidad ineludible: la mayoría de los mexicanos no “vacaciona”, es decir, no acude a los centros turísticos en sus días de asueto. ¿Por qué? Tantas respuestas como individuos, pero agrupémoslas intuitivamente a falta de datos o encuestas de opinión publicados.

La primera, que no requiere mucha explicación, es de naturaleza estructural en términos de la política económica: la desigualdad social y la pobreza de la mayoría le impide acceder al mercado del turismo nacional. La segunda, que analizaré con mayor detalle, es de naturaleza estructural en términos económicos y consiste en la carencia de infraestructura pública y privada para aumentar la oferta de servicios turísticos. Me ocuparé de la pública.

La carretera México-Cuernavaca-Acapulco tiene la misma salida desde hace más de 50 años y el flujo vehicular ha aumentado significativamente. La terminal de autobuses del sur de la ciudad de México data de los años setenta y la demanda de transporte es sensiblemente mayor, atendida parcialmente por las otras centrales. Esto es evidente porque las poblaciones comunicadas han crecido exponencialmente. No quiero llenarlos de datos. Esto también sucede en otros destinos y zonas metropolitanas del país.

Los congestionamientos “normales” en los periodos vacacionales, a los que ya nos acostumbramos, pueden multiplicar el tiempo promedio de una ruta o los de espera en las terminales en dos, tres o hasta cuatro veces. ¿Cuántos decidieron quedarse a disfrutar sus lugares de origen para evitarse aglomeraciones o el vía crucis carretero? ¿Cuántos, que se decidieron a vacacionar, “huyeron” de los centros turísticos en la madrugada para evitar embotellamientos?

Y la pregunta es: ¿por qué no se construye infraestructura pública? ¿Por qué hay un rezago permanente con respecto a otros países? La respuesta es multifactorial, pero me enfocaré en algunos aspectos jurídicos-administrativos de la obra pública o la concesión de la misma por distintos mecanismos.

La legislación de obra pública es relativamente reciente y compleja. La planeación, la adjudicación, la ejecución y el finiquito son procesos excedidos en la regulación, lo que se traduce en múltiples opiniones y dictámenes previos al inicio de cualquier obra, y sobrados en las entidades de supervisión y auditoría, que se convierte en una espada de Damocles para el servidor público responsable de llevarla a cabo. Estos excesos tienen su explicación y justificación en la desconfianza en quien maneja la obra pública, que puede ser fundada o derivada de simples sospechas. Esto es parte del diagnóstico que se incluye en la iniciativa de reformas a la ley del 2009, que fue aprobada y se encuentra en vigor.

El resultado es el aplazamiento crónico de las obras que se necesitan y que paulatinamente se convierten en urgentes. La obra pública más costosa es la que no se hace y se convierte en subejercicio presupuestal. Entonces el mayor reto de un servidor público responsable de ejecutar obra es construir, pero sin ser observado o inhabilitado. Ello es una difícil tarea, por lo que, no pocos, deciden aplazar las mismas indefinidamente con el argumento, cierto en muchas ocasiones, de que los plazos presupuestales y licitatorios les impidió asignar la obra oportunamente.

El riesgo de hacer es elevado y no se ha resuelto con la reforma de 2009. Para muestra un botón. La Ley Federal de Responsabilidades Administrativas de los Servidores Públicos en su artículo 17-Bis estableció la facultad discrecional a favor de los auditores de sancionar o no a los servidores públicos si “…por una sola vez, por un mismo hecho y en un periodo de un año, la actuación del servidor público… está referida a una cuestión de criterio o arbitrio opinable o debatible, en la que válidamente puedan sustentarse diversas soluciones, siempre que la conducta o abstención no constituya una desviación a la legalidad y obren constancias de los elementos que tomó en cuenta el servidor público en la decisión que adoptó…”.

Sólo una vez en un año el servidor público puede hacer uso de su criterio, aunque sea evidente que en la ejecución de la obra pública hay que enfrentar muchas disyuntivas técnicas, que requieren del arbitrio opinable del responsable. La procedencia de la discrecionalidad del administrador es valorada a posteriori por el auditor, lo que deja al responsable de hacer al buen juicio de una persona que no conoció de primera mano las circunstancias de la decisión.

Otro botón. La iniciativa de Ley de Asociaciones públicas y privadas sigue en análisis en la Cámara de Diputados y su dictamen espera a que se realicen los foros de consulta.

Así las cosas. Lo que sucede es que pocos inician obra pública hasta que reúnan las opiniones de quienes intervienen en los procesos y en la revisión de los mismos. Si hay una cuestión de criterio, preguntan y esperan hasta que alguien autorice, aunque se atrase o suspenda la obra. Lo que trae otras consecuencias que afectan a la ciudadanía y aumentan los costos estimados.

La ejecución de la obra puede esperar, pero el desarrollo de la infraestructura ya no. Con más infraestructura, más oferta de servicios, más demanda atendida, más empleo generado y consecuentemente menos pobreza y más mexicanos “vacacionando”. Mientras podemos generar este círculo virtuoso, feliz retorno de las vacaciones escolares.

Acerca de J S

Autor de este blog

Publicado el 3 mayo, 2011 en Politicas públicas. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: