Diferentes lecturas sobre problemas de interés público

El triple desafío que México debe afrontar consiste en dinamizar su economía, mejorar el estado de su medioambiente y garantizar el nivel de vida

PARÍS, Francia, ene 08-2013.- México debe incrementar sus inversiones en economía ecológica para poder combinar el desarrollo económico con el descenso de la contaminación, según un informe de la OCDE.

“El triple desafío que México debe afrontar consiste en dinamizar su economía, mejorar el estado de su medioambiente y garantizar un nivel de vida decente a sus ciudadanos”, indicó el secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), Ángel Gurría, en la presentación del estudio.

La organización emitió una treintena de recomendaciones sobre el consumo energético, la subvención a los carburantes, el fomento de los transportes colectivos limpios y la protección de la biodiversidad.

De acuerdo con los datos de la OCDE, la degradación del medioambiente y el agotamiento de los recursos naturales costaron a México un 7 % de su Producto Interior Bruto (PIB) en 2010.

“Un abanico apropiado de medidas puede favorecer un crecimiento verde inclusivo”, afirmó Gurría.

La ley mexicana frente al cambio climático, que prevé la reducción del 50 % de las emisiones de gases de efecto invernadero en 2050 con respecto a los niveles de 2000, no ha frenado el incremento de este tipo de contaminación, en particular en el sector del transporte.

Entre 2005 y 2009, México gastó el 1.7 % de su PIB en subvenciones a la energía, en particular a los carburantes y al consumo eléctrico, señaló la OCDE, que recomendó incrementar los impuestos ecológicos y reformar las subvenciones para “luchar contra el cambio climático y reducir las desigualdades”.

La mayor parte de las subvenciones beneficia más a los ricos que a los pobres“, resaltó la organización, que precisó que el 20 % de la población que tiene menos recursos recibe una décima parte de las subvenciones a la electricidad.

Los bajos impuestos sobre los vehículos y los peajes han contribuido al incremento en un 40 % del consumo de energía en el sector del transporte entre 2000 y 2010, puntualizó la OCDE, que propuso financiar los transportes públicos poco contaminantes.

La organización también alertó contra los riesgos de deforestación ante el avance de la agricultura, lo que pone en peligro la masa forestal de un país que alberga el 12 % de la biodiversidad del planeta.

Entre las 29 recomendaciones de la OCDE a México, la organización destacó la de reducir progresivamente las subvenciones al consumo de energía, a la agricultura y la pesca que atentan contra el medio ambiente y sustituirlas por subsidios a los más pobres y a los pequeños agricultores.

Además, propuso instaurar un impuesto ecológico a los carburantes y productos energéticos, proseguir el desarrollo de transportes urbanos de bajas emisiones de gases contaminantes y reformar los instrumentos de salvaguarda de la biodiversidad forestal.

Tomado del portal de Noticieros Televisa

México debe mejorar su gobernabilidad, financiamiento y regulación del agua, dice el Secretario General de la OCDE, Angel Gurría

08/01/2013 – México enfrenta grandes desafíos en materia de gestión de agua. Para empezar, las cuencas hidrológicas padecen un grave estrés hídrico; la calidad de los ríos, lagos y acuíferos está disminuyendo; mientras que las inundaciones, sequías y huracanes son cada vez más frecuentes. Estas son algunas de las senales de alarma que incluye el nuevo estudio de la OCDE “Hacer Posible la Reforma de la Gestión del Agua en México” (Making Water Reform Happen in Mexico). De acuerdo con esteanalisis, el aumento de la población mexicana aunado a los efectos del cambio climático hace aún más grave la situación, o que transforma la gestión del agua en México en un asunto de seguridad nacional.

México ha cumplido relativamente con los Objetivos de Desarrollo del Milenio concernientes al agua potable y el saneamiento, sin embargo este país deberá realizar mayores esfuerzos para asegurar que 40 millones de personas adicionales tengan acceso a estos servicios hacia el año 2030.

“México no puede darse el lujo de continuar con la situación actual”, dijo el Secretario General de la OCDE, Angel Gurría. “La Agenda del Agua 2030 ha dado un nuevo impulso para el cambio para diseñar e implementar políticas de  efectivas, integrales y sostenibles. México debe otorgar una prioridad máxima a las políticas de gestión de agua, para aumentar la productividad y eficiencia en el manejo de este bien, así como alinearlas mejor, a nivel federal y de cuenca.

El informe destaca la gran cantidad de logros de México en este sector. Por ejemplo, la creación de un marco institucional bien desarrollado a nivel federal, estatal y de cuenca, así como la variedad de instrumentos económicos de que dispone para fomentar un uso racional de sus recursos hídricos, desde los cobros por extracción, hasta los mercados de agua. Además, el presupuesto de CONAGUA se triplicó entre 2000 y 2009, alcanzando 38,000 millones de pesos en 2011.

A pesar de estos logros, todavía queda mucho por hacer: la implementación de las políticas es desigual; los Consejos Mexicanos de Cuenca todavía no operan completamente después de 20 años de existencia; el marco regulatorio para el abastecimiento de agua y saneamiento está fragmentado, lo cual complica la admnistración eficiente de los recursos hídricos. Además, los subsidios a la electricidad para extraer agua de riego alientan un consumo de agua irresponsable y perjudican a los agricultores y las comunidades locales, quienes más sufren cuando el agua se agota. Estos subsidios ascendieron a 6,800 millones de pesos en 2010: nueve veces más que el financiamiento de infraestructura hidráulica. Esto refleja una incongruencia de políticas públicas, que implica, por una parte, altos costos económicos, sociales y ambientales, y por la otra, un desperdicio sistemático de las escasas aguas subterráneas, así como una  contaminación de acuíferos.

El estudio “Hacer Posible la Reforma de la Gestión del Agua en México identifica los cuellos de botella del sector del agua en México y presenta buenas prácticas en países miembros y no miembros de la OCDE que pueden apoyar los esfuerzos del nuevo Gobierno de México para mejorar el manejo hídrico del país, como se estableció en el Pacto por México, firmado el 2 de diciembre de 2012. El informe invita a México a construir su propio modelo de gobernabilidad con base en un análisis empírico. Para hacer frente los retos futuros, dicho modelo debe contemplar políticas de gestión del agua más flexibles, marcos regulatorios más estables y más sólidos, y un mayor uso de instrumentos económicos e infraestructuras verdes.

El estudio concluye con un plan de implementación proponiendo pasos concretos, indicadores para  supervisar los avances y ejemplos pertinentes de países miembros y no miembros de la OCDE a fin de hacer posible la reforma de la gestión del agua en México.

El Secretario General de la OCDE, Angel Gurría, el Secretario de Medio Ambiente de México, Juan José Guerra Abud, y el Director General de la Comisión Nacional del Agua, David Korenfeld, presentaron este estudio en la Ciudad de México el 8 de enero de 2013. Para mayor información, los periodistas pueden contactar a Aziza Akhmouch.

Acerca de J S

Autor de este blog

Publicado el 22 febrero, 2013 en Uncategorized. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: